Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 diciembre 2007

Todos los que formamos el equipo de MAS Consulting Group en Estados Unidos, en México y en España, os deseamos una feliz Navidad y os hacemos llegar nuestros mejores deseos para el año 2008. Volvemos el años que viene.

Read Full Post »

En Estados Unidos, y en España, también.

Read Full Post »

Ya hay fechas para los debates entre José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy: el 25 de febrero y el 3 de marzo. Serán los lunes de las dos semanas de campaña electoral oficial y tendrán una duración de noventa minutos. Se estructurarán en cinco bloques temáticos, que coincidirán en los dos debates y que tendrán una duración de quince minutos cada uno. Además, no habrá pausa ni interrupción. Sólo falta saber qué cadenas albergarán los debates.

Read Full Post »

Hoy los medios de comunicación en España hablan de muchos temas, pero dos importantes desde el punto de vista de la comunicación política. Por un lado José Luis Rodríguez Zapatero confirmó ayer que las elecciones serán el 9 de marzo. Y Mariano Rajoy presentó ayer su web de campaña, donde se muestra la faceta más personal del presidente del Partido Popular.

rajoyjoven.jpg

Read Full Post »

Hace unas semanas fue Sam Brownback quien reconoció sus pocas opciones para ganar la nominación republicana y decidió retirarse apoyando a John McCain. Ayer le tocó el turno a Tom Tancredo, quien se caracterizó por hacer una campaña muy dura contra la inmigración. En su web podemos ver su discurso de renuncia.  Se va apoyando a Mitt Romney.

Read Full Post »

De Expansión.

El presidente del PP aumenta su presencia en Internet de cara a las elecciones. Después de su éxito en ‘Facebook’, desde el 13 de diciembre pertenece a la red para veinteañeros ‘Tuenti’.  Cualquier nicho es bueno para captar votos. Incluso Internet. Por eso, Mariano Rajoy ha decidido redoblar su apuesta por hacer campaña en la Red, esta vez para llegar a los universitarios.

Si a finales de noviembre Rajoy se dio de alta en Facebook –una de las webs de comunidades sociales más visitadas del mundo, donde tiene casi 3.000 amigos–, ahora ha creado su espacio en Tuenti, la red española dirigida a veinteañeros. En su perfil, Rajoy aparece sonriente, con un jersey verde, el mismo que viste en su foto de bienvenida en Facebook.  La andadura del líder del PP en Tuenti comenzó el 13 de diciembre y, desde entonces, ha reunido a 33 nuevos amigos. Entre ellos, uno de los Rajoys falsos que existen en esta red. Éste, una caricatura del verdadero, tiene como amigo a Franco y como zona favorita de marcha la discoteca madrileña Tiffanny’s. Otros amigos del auténtico Mariano, también con personalidades usurpadas, son Jesús de Nazaret o el personaje de dibujos animados Nobita.

Tanto el líder popular como Zapatero y Eduardo Zaplana sufren la existencia de perfiles falsos. Otro Rajoy anunció su marcha de la política y muestra entre sus grupos musicales favoritos a Miguel Bosé y a David Bisbal, con el que también se contonea el doble de Zapatero, que sale “de marcha” por el barrio fetiche homosexual en Madrid: Chueca.  Entre los amigos del verdadero Rajoy en Tuenti hay quien incluso copia su atuendo. Fernando, de Santander, posa sonriente en su perfil con un jersey similar al de su colega. Desde el PP insisten en que será el propio Rajoy quien conteste al que le escriba. Quizás por eso no sólo se ha adherido al grupo de afines al PP en Tuenti, sino también al de la Universidad de Santiago de Compostela, donde finalizó sus estudios de Derecho en 1978. Ahora, la tecnología le permite sentirse de nuevo universitario, aunque sea on line.

Read Full Post »

Esta tarde se clausuran las primeras Jornadas de Análisis Electoral de la Universidad Autónoma de Madrid, organizadas por la Asociación de Estudiantes de Derecho. Los ponentes que están pasando por el Aula Magna de la Autónoma son:

Belén Barreiro, Vocal Asesora en el Departamento de Análisis y Estudios del Gabinete de la Presidencia del Gobierno.

Carlos Mulas,  ex Subdirector de la Oficina Económica del Presidente del Gobierno y asesor del PSOE.

Gabriel Elorriaga, Secretario Ejecutivo de Comunicación del Partido Popular.

Soraya Saénz de Santamaría, Secretaria Ejecutiva de Política Autonómica y Localdel PP.

Mikel Buesa, Catedrático de Economía de la Universidad Complutense de Madrid y miembro fundador de Unión Progreso y Democracia.

Daniel Ureña, Socio-Director de MAS Consulting Group España.

Roberto Dorado, Miembro del Patronato de la Fundación Sistema y antiguo Director del Gabinete del Presidente del Gobierno.

José Francisco Mendi, Diputado de las Cortes de Aragón por Izquierda Unida.

Esta tarde estaremos de 16:30 a 18:00 en la sesión “Comunicación y marketing político“.

Read Full Post »

El pasado fin de semana participamos en el programa “Te doy la palabra” de Onda Cero, presentado por Isabel Gemio y que se emite los fines de semana por la mañana. Hablamos de los debates electorales en televisión. Aquí se puede escuchar la entrevista completa. Parte 1 y parte 2.

Read Full Post »

Esta tarde estaremos  en el Master de Derecho de la Empresa de ICADE en Madrid. MAS Consulting, desde el año pasado, imparte el módulo de “La Comunicación en el ámbito del Derecho“. Junto a nosotros, participan los principales despachos de abogados de España: Baker & McKenzie, Clifford Chance, Cuatrecasas Abogados, Deloitte, DLA Piper, Garrigues, Abogados y Asesores Tributarios, Gómez-Acebo & Pombo Abogados, Landwell-PricewaterhouseCoopers, Linklaters, Pérez-Llorca Abogados, Uría, Menéndez y Cía., etc. Más información sobre este programa, aquí.

Read Full Post »

Blanca Torquemada publicó ayer  en ABC un reportaje sobre los debates en televisión:

Debates televisados: a la caza del 4 por ciento

«Para los ciudadanos, no hay otra ocasión mejor. Sólo en los debates televisados tienen a su alcance escudriñar en detalle a los candidatos durante más de una hora». Esta apreciación en la que coinciden todos los expertos en comunicación política no ha logrado calar hasta ahora, sin embargo, en el áspero pellejo de paquidermo de los dos partidos mayoritarios en España que, tras el excepcional experimento de 1993, año en el que se celebraron los dos «cara a cara» televisivos de Felipe González y José María Aznar, no habían vuelto a ponerse de acuerdo para enfrentar a sus líderes bajo los focos y exponerlos al descarnado veredicto de las audiencias. Pero las cosas han cambiado, y seguramente sin posibilidad de vuelta atrás: los dos debates entre Mariano Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero que se están «cocinando» en los fogones de Génova y Ferraz -ardua negociación de por medio- no serán los últimos entre aspirantes a La Moncloa. Tal es el signo de los tiempos, determinado por el propio relevo generacional en el seno de los partidos y por un inevitable contagio global: las referencias inmediatas de la frenética carrera de salida hacia las primarias en Estados Unidos y las recientes elecciones presidenciales francesas dejan fuera de juego la táctica del avestruz que se había enquistado en la política española.

La importancia del «vis a vis»

Además, el programa de TVE «Tengo una pregunta para usted» ha espoleado los ánimos. ¿Cómo negar a los ciudadanos esa comparecencia en el «ring» preelectoral después de los tragos del café de 80 céntimos de Zapatero y de la cita de Rajoy con la economista de Barcelona? Más permeables que antes al «componente emocional» en la motivación final de los electores (eficazmente teorizado por el «sabio» norteamericano Lakoff, fichaje de Zapatero), tanto el Partido Popular como el PSOE conceden la máxima importancia a estos «vis a vis» y han llegado a la convicción de que, como pauta general, no se les debe dar la espalda. Según argumenta Jorge Rábago, director del departamento de Telegenia del Partido Popular, «últimamente se han desechado muchos tópicos sobre la existencia de situaciones y coyunturas en las que un candidato debe eludir los debates. Estaba muy extendida esa máxima según la cual a quien tiene el poder no le interesan. Del mismo modo, otro lugar común reza que a quien está en condiciones de acceder al gobierno le van bien. Ni lo uno ni lo otro es siempre cierto. Alguien con ventaja ante la opinión pública puede tener una «flojera» específica en este tipo de comparecencias, en tanto que quien gobierna puede necesitar esos duelos para recuperar la imagen de cercanía».

Para Rábago, es importante que el formato de estos debates «no sea excesivamente deliberativo; es decir, que no estén muy encorsetados con sucesivas exposiciones de los candidatos. Conviene que haya «repregunta» o réplica, para una mayor viveza». Pero hay un factor en el que coinciden tanto el experto en telegenia del PP como Luis Salvador, senador socialista y asesor de su partido en esta materia: la incidencia del debate en los estados de opinión no empieza cuando se lleva a cabo, sino desde el mismo momento en el que se negocia su celebración.

Buscar un culpable

Así, para Salvador, «el ejemplo lo tenemos en cómo está «caldeando» el PP el partido, echándole de antemano la culpa al árbitro, en este caso Televisión Española. Es una manera de intentar sacar réditos de un debate antes de que se celebre y de ponerse la venda antes de la herida. Así, Rajoy se busca alguien a quien echar la culpa si no sale bien parado». Estima Salvador que los debates no se han consolidado en estos últimos años «porque los ha evitado el Partido Popular. Para Zapatero la cosa está clara: cuantos más, mejor». Los asesores de Moncloa (y en particular, el diputado José Andrés Torres Mora, pieza esencial del «think tank» gubernamental) están convencidos de que la celebración de estos «cara a cara» (el mero hecho de que se hagan, independientemente de su desarrollo) es favorable para los intereses del PSOE porque aporta tensión a la campaña y, por tanto, incentiva la participación.

Los analistas demoscópicos diagnostican que en España las victorias del centro-derecha se corresponden (cuando se parte de un empate técnico, como ahora es el caso) con una desmovilización de parte del electorado de izquierdas. Por tanto, piensan que índices de participación muy elevados en los comicios (por encima del 71 por ciento) dan alas a las expectativas socialistas. Y, por supuesto, en el desarrollo del debate también alentarán el componente emocional, como les recomienda su «sabio» de cabecera Lakoff. No todos comulgan, sin embargo, con esa percepción de que los debates, en sí mismos, son un incentivo para que más gente se acerque a las urnas. Jorge Rábago cree que se trata de un error de apreciación: «Hay quien sobrevalora su influencia y llega a decir que el triunfo televisivo puede «mover» al 4 por ciento de los votantes. Yo no lo creo, aunque sí pueden resultar decisivos cuando la situación está muy ajustada. Pero, desde luego, no «tensionan» ni alientan una mayor participación. Sirven para reforzar la imagen, desmontar estrategias y consolidar la agenda electoral al revelar qué temas favorecen a los candidatos. Los debates son lo más parecido a un combate de boxeo y es mucho más frecuente que se ganen a los puntos que por KO». Después del tira y afloja de los últimos años, el experto en telegenia de las filas del PP opina que «se ha acabado el «como tú no quisiste, no quiero yo ahora». Todos tenemos muy claro, además, que los debates se ganan, o se pierden antes, durante y después. Ya, todo cuenta».

La «nube» de Zapatero

¿Cuáles pueden ser, en los «cara a cara» que se avecinan, las mejores bazas de los contrincantes? Daniel Ureña, socio director de MAS Consulting Group, opina que una estrategia inteligente es «rebajar, previamente, las expectativas de la gente. De ese modo el aspirante, si lo hace bien, sale doblemente reforzado. Por eso a Rajoy, en «Tengo una pregunta para usted», le favoreció la percepción previa, no muy entusiasta, que había sobre él».

En cuanto a Zapatero, en vista de cómo «funcionó» en el programa de las preguntas ciudadanas, alerta de que «corre el riesgo de no bajarse de la nube. Si se queda en lo macroeconómico, en los índices de crecimiento de España y todo eso, el mensaje puede resultar contraproducente cuando los espectadores lo contrasten con lo que están experimentando en su vida cotidiana». Además, apunta, «una labor esencial de los partidos políticos es tratar de orientar, con inmediatez, las reacciones tras el debate. En Estados Unidos, en cuanto se apagan los focos, los asesores de comunicación ya están difundiendo su balance para moldear desde el primer momento la respuesta de la opinión pública».

Estos duelos mediáticos, insiste Ureña, «hay que prepararlos de forma exhaustiva. Es fundamental. Pero esa preparación ha de estar adecuadamente orientada porque el candidato, más que exhibir conocimientos prolijos o multitud de propuestas, tiene que demostrar capacidad de empatía, de «pegada» emocional». «Al final -reflexiona, en línea con las teorías de Lakoff- el ciudadano se queda con apenas una percepción: «Este tío sabe de lo que habla…». A un debate no se va a convencer al contricante, sino a «llegar» a la gente».

Read Full Post »

Older Posts »